Saltar al contenido

Ginseng

ginseng panax

El ginseng es una planta que pertenece a la familia Araliaceae y dentro de ella al género Panax. Que agrupa algunas plantas que crecen lentamente y tienen raíces carnosas.

Las plantas de este género generalmente crecen en el este de Asia, aunque también pueden desarrollarse satisfactoriamente en América. Por lo tanto, las propiedades y los beneficios del ginseng son muy variados.

¿Para qué sirve el Ginseng?

La parte utilizada del ginseng es la raíz. Posee propiedades adaptógenas, es decir, es capaz de adaptar el organismo frente a una situación de estrés, sobrecarga física o psíquica, etc., estimulando la resistencia no específica del organismo. Presenta actividad estimulante del sistema nervioso central, anabolizante.

  • Aumenta la producción de energía, así como de las enzimas que depuran las sustancias tóxicas provinentes del metabolismo.
  • Promueve la defensa contra el envejecimiento de los tejidos y contra la fatiga aguda mediante el efecto antirradical libre.
  • Actividad hipolipemiante e hipoglucemiante ya que incrementa la secreción de insulina y, además, regula la formación de glucógeno hepático.
  • Tónico y reforzante en los estado carencia les debido, ya sea a esfuerzo o a patologías y/o intervenciones quirúrgicas que provocan deterioro físico.

Propiedades del Ginseng

Sus propiedades se deben a que en su raíz se encuentra un elevado número de sustancias activas, con propiedades diversas, demostradas científicamente.

Aunque el conocimiento de la existencia del ginseng se remonta a más de 5.000 años, el descubrimiento de sus constituyentes no es muy lejano. Las primeras investigaciones documentadas provienen de Estados Unidos en 1854.

Posteriormente, fue el Dr. Breckman quien en 1957 dio un importante impulso al conocimiento de la aplicación de la planta, mediante una revisión de todos los estudios farmacológicos, químicos y biológicos que se habían llevado a cabo hasta entonces, contribuyendo con los suyos propios a que se definiera con claridad su campo de acción, dejando la puerta abierta a los futuros estudios que concluyeron con la determinación de más de 30g.

Tipos de Ginseng

Existe más de un tipo de ginseng, los más conocidos son el americano, el coreano (también llamado asiático) y el siberiano. Los dos primeros son los considerados «verdaderos» porque provienen de un género de plantas nominadas Panax.

El Panax quinquefolius crece principalmente en América y el Panax ginseng, crece principalmente en Asia. El conocido como ginseng Siberiano o Eleuterococo es de la misma familia pero de un género diferente (Eleutheroscoccus senticosus) y tiene distintos principios activos, de ahí que no se pueda considerar la misma planta medicinal.

Así, solo podemos considerar de la misma especie al ginseng coreano y al ginseng americano. El ginseng coreano, es el considerado como “yang”, estimulando la energía del organismo, mientras que el americano es más “ying” siendo sedativo y relajante.

La diferencia principal entre el coreano y el americano respecto a la acción antifatiga es que el coreano es más efectivo para la fatiga causada por condiciones nerviosas, ansiedad e insomnio, mientras que el americano es mejor para los casos donde la fatiga está caracterizada por un cansancio general y pérdida de energía.

Beneficios del ginseng contra la diabetes

Millones de personas en todo el mundo tienen diabetes y encuentran a su aliada en esta poderosa y antigua raíz de uso. El ginseng ha sido utilizado por los orientales, llegando a ser más que famoso por sus beneficios que algunos llaman el elixir de la eterna juventud.

Como señalamos al principio, el ginseng es bueno para la diabetes. La razón es que proporciona varios beneficios ideales para la regularización de esta glándula, como los siguientes:

Mejora el funcionamiento del páncreas

El ginseng estimula la secreción de insulina y reduce la muerte de las células beta en el páncreas. Como se puede ver, el ginseng juega un papel esencial en la protección del páncreas y las células del cuerpo debido a su papel antioxidante y estimulante.

Las células que reciben insulina pueden realizar la glucólisis, es decir, tomar azúcar en la sangre y transformarla en energía. Este efecto del ginseng es ideal para combatir la diabetes tipo 1.

El ginseng aumenta la sensibilidad a la insulina en las células

Mejora la diabetes tipo 2 en la que las células carecen de receptores para la insulina. Ginseng que realiza un cerrajero que trabaja el tornillo de ajuste (receptores de insulina celular) y permite la ley sobre las teclas (insulina).

Por lo tanto, las células no reciben la señal de insulina para producir energía a partir del azúcar presente en la sangre, gracias a esto, el páncreas se alivia solo al reducir el azúcar en la sangre al absorber el azúcar por las células del cuerpo. Esto se instruye para no enviar más insulina al cuerpo o reducir los niveles de esta hormona. Todo lo anterior se debe al efecto hipoglucémico de los ginénosidos, sustancia contenida en esta raíz.

[themoneytizer id="42503-16"]